María Gil, del Club de Gimnasia Rítmica de Móstoles, Octava de España en el Nacional.

Este fin de semana hemos estado en Huesca, disputando la Copa de España Base Individual.

Este año la representante del Club de Gimnasia Rítmica de Móstoles ha sido María que, tras varias fases clasificatorias, acudía al Nacional como la segunda gimnasta de la Comunidad de Madrid.

María supo templar los nervios que supone una cita de tal índole, y salir al tapiz con gran entereza, realizando un ejercicio de aro muy bueno que la situaba en sexta posición. Horas después, al finalizar las 87 gimnastas de su categoría, sólo se había movido dos puestos en la clasificación, finalizando la competición en octava posición y a tan sólo 8 décimas del podio. Con esto, el Club de Gimnasia Rítmica de Móstoles se sitúa en el «top ten» Nacional por segunda vez esta temporada.

Sólo quien conoce bien este deporte sabe lo difícil que es estar ahí y, por tanto, lo orgullosa que se siente toda la familia del CGR, a la que esta octava plaza le sabe a oro.

María tuvo que pasar dos fases clasificatorias para poder llegar a la Copa: en la primera, más de 60 gimnastas de toda la Comunidad de Madrid luchaban por conseguir una plaza, María consiguió la suya en segunda posición; tras esto, tuvo que volver a ganarse un puesto entre las 20 mejores y, de nuevo, consiguió la plata, logrando así una de las cinco plazas que daban acceso al Nacional.

María es todo un ejemplo de trabajo, constancia y superación, y de que si persistes, y no te rindes, acabas logrando tus metas.

Tras esta dosis de motivación, nos encontramos ya con vistas en la próxima temporada, esperando que sea tan buena o mejor como la que estamos a punto de cerrar.